Ilusiones compartidas

“He estado, unas tres semanas, inmersa en un vaivén emocional que me ha obligado a que tome una serie de decisiones transcendentales para mí en este momento de mi historia personal y que decida hacia dónde voy a caminar.

He sentido como se me erizaba la piel y me daban ganas de llorar apenas me venía el pensamiento a la cabeza. Me lo permitía y lloraba. No eran lágrimas de dolor, al contrario, esta vez he descubierto, con gran alegría, que provenían de emociones sanas, bonitas, que mi alma era quien hablaba y que este era, sin duda, un cambio vital.

Ha sido muy duro y ha supuesto un gran esfuerzo energético y de atención, mucha paciencia y mimos. No sólo ha sido duro para mí sino también para los que conviven conmigo, mi familia humana y gatuna, ellos se las han tenido que ver con algunas embestidas de este torito guapo. Desde aquí, gracias infinitas por sobrevivir a ellas.

¿Cuál es ese cambio vital?

 

Uno de mis monstruos, es mi inseguridad, creer que no valgo o que lo que hago no vale para nada. Esto es fatal, es una creencia que me limita, me frustra y por consiguiente me cabrea pues ante las oportunidades creativas que se me presentan o que creo yo, me limito a dos líneas de actuación:

  • Una, la más empleada, se podría titular “La castración”. Su modus operandi es el siguiente: (es un ejemplo que podría ser real) Quiero hacerme un bolso, he visto por Facebook un tutorial y con esto y con aquello en un “momentico” lo puedo tener. “La castración” empieza a hablar y empieza a decirme un montón de razones de desvalorización por las cuales no debería hacer el bolso y esta falta de confianza en mí hace que el bolso, bueno, más bien, la idea de hacerme un bolso acabe en un cajón de modo que no me permito hacerlo, crearlo.
  • Otra, sin dudar, su título es “La destrucción”. Esta es más compleja y dolorosa, tampoco es la más habitual, de poco uso, pues requiere primero superar ”la castración”. Me explico tomando el bolso del ejemplo anterior. Resulta que a pesar de toda esa cháchara de mi sub-monstruo castrador consigo hacer mi bolso, terminarlo, eso es genial, ¡lo conseguí! De pronto, lo observo y siento como si algo se apoderara dentro de mí y me obligara a destruirlo, lo que siento es un dolor muy fuerte de saber que sí soy capaz y que valgo y sobretodo que siempre lo he sido y esto me hace mirar atrás y sentir más frustración y más dolor y así bajo un escalón más de mi propio infierno y lo destruyo. No hay pruebas. Fin.

 

La inseguridad supone la pérdida de la ilusión, dejar de mirar a la vida con ojos nuevos cada día y sorprenderte, la inseguridad te mantiene presa en tu zona de confort, una zona donde crees controlarlo todo (¡qué ingenuidad!) y no sales de ahí por miedo a brillar, a ver toda la luz que tienes, ver de todo lo que eres capaz, por miedo a cambiar y poner fin a relaciones, situaciones, patrones o creencias.

Una vez analizado y comprendido este monstruo, debía ponerle consciencia y descubrir cómo afrontarlo cuando viniera a visitarme.

Este es mi cambio vital: Mirar a mi monstruo a la cara.

¿Cómo lo estoy haciendo?

 

Sólo conozco una manera, y esta nace del Compromiso conmigo misma de amarme tal cual soy, porque gracias a él puedo reconocer a mi monstruo y saber que está presente en mí dispuesto a entrar en acción.

El compromiso de amarme implica dejar de juzgar a las personas, las situaciones, etc. y por supuesto, dejar de juzgarme lo que me sitúa directamente de frente a mi monstruo y decirle “¿y qué? ¿Qué pasa? ¿Me da igual! me amo y hago lo que amo”

El compromiso de amarme me obliga a responsabilizarme de lo que digo, de lo que hago, de lo que pienso, de lo que siento en cada momento.

El compromiso de amarme me libera de la capacidad de errar, ya no me equivoco, vivo experimentando igual que los niños, cayendo para levantarme hasta caminar erguida. Es una tarea constante, inacabable, al principio es agotador pero después es liberador y repito, constante.

Y así es como llego hasta aquí, al final del primer post de los muchos más que vendrán. Esta es mi ilusión, este blog, escribir, acompañar y sostener a mujeres y hombres que quieran vivir la experiencia LouLou Boudoir. Por eso hoy, tras 26 días sin publicar lo comparto con vosotros, porque una ilusión compartida es doble ilusión.

Muchas gracias por hacer esta realidad posible.”

 

LouLou

 

005-lou-lou-photo-boudoir-151004-9839-al-juste

012-lou-lou-photo-boudoir-151004-9878-al-juste

014-lou-lou-photo-boudoir-151004-9905-al-juste

 

 

4 thoughts on “Ilusiones compartidas

  1. Precioso, Lou.
    Me siento muy identificada con tu inseguridad. La mía también la siento así, y conocerla a través de tus palabras me ayuda a darle forma y a verla mejor.
    Como tú dices, una parte importante del crecimiento personal consiste en aprender a mirar a nuestros monstruos a los ojos y aprender a convivir con ellos, comprometiéndonos con otras partes de nosotras mismas que son igualmente hermosas y tienen el mismo derecho a estar aquí con nosotras y a que les dediquemos tiempo.
    Tienes un proyecto muy delicado y hermoso. Realmente inspirador.
    Ha sido un placer conocerte.
    Abrazos,
    Irtha.

    1. Muchas gracias Irtha por tus palabras, por tu tiempo y tu aliento. Me emociona saber que te gusta este proyecto y que nos hayamos conocido. Un verdadero placer Irtha. Nos veremos más.
      Un abrazo…
      LouLou

  2. Tu post es realmente inspirador Lou. Me siento 100% identificada contigo. El monstruo de la inseguridad me persigue desde hace demasiado tiempo y la castración es su mayor consecuencia. A menudo me visita el pensamiento pesimista que me lleva a sentir que no valgo y que no voy a ser capaz. Lucho por desechar esa idea. Soy única, con mis virtudes y defectos, y sé que tengo mucho que demostrar al mundo. Historias como la tuya me hacen sentir que no estoy sola. Como bien dices, somos libres para errar. No hay que tener miedo a ello. Los baches conllevan aprendizajes, que son los que nos hacen más fuertes cada día. ¡Gracias por tu sinceridad y por compartir! Un abrazo.

    1. Hola Isabel, ¡Cuánto me alegra encontrarnos en este camino! Ahora mismo sólo sé que ese “monstruito” no se saldrá con la suya, ya lo hizo durante mucho tiempo. Cuando comenzó esta Gran Aventura de Lou Lou Photo Boudoir, que se gestó hace un año y medio, me comprometí a Ser, a disfrutarme, a sentirme y a amarme, aceptando mi Responsabilidad 100%. Este proyecto trata de mujeres que se encuentran, se disfrutan, se descubre, se desnudan, se aman y yo, doy apoyo y escribo sobre ese proceso porque es mío también.
      Muchísimas gracias por tus palabras, te aseguro que mi piel se erizaba conforme las leía y me llenaba de emoción. Acabamos de nacer y que se nos reconozca así, como tú lo has hecho, es sencillamente PRECIOSO.
      Mil gracias de nuevo. Ya sabes donde estamos.
      Un abrazo
      Lou Lou

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *