Ponle un precio

Necesito silencio. Siento mucho ruido. Cuanto más silencio necesito más ruido hago…

– ¿Acaso no sé el precio que he de pagar para ser honesta? Lo sé.. sé cuál es PERO para pagarlo hace falta valor.

– ¿Soy valiente? Sí, eso creo

– Entonces… ¿pago?

Justo hoy, mágicamente, llega a mí una entrevista a Xavier Melloni con el siguiente titular “El silencio no es la ausencia de ruido sino la ausencia de Ego”.

Copio una parte de esa entrevista (si deseas leerla entera pincha aquí)

¿Cuál es nuestro fundamentalismo?

Un narcisismo paradójicamente adicto a todo. Su expresión más ridícula son las redes sociales y las selfies: ya sólo nos interesa vernos y fotografiarnos a nosotros mismos.

Y nos enganchamos a cualquier cosa: drogas, el móvil, las series televisivas…

Por eso necesitamos ejercicio espiritual para superarlo. Y ahora… ¡Silencio!

¡…!

¿…?

El silencio no es la ausencia de ruido, sino la ausencia de ego. En los colegios laicos más avanzados del planeta se practica la meditación. Es un indicio esperanzador de que todos convergemos hacia un nuevo estadio.

Deme un consejo para Semana Santa.

Póngase una alarma y deténgase cada hora en ese silencio del ego. Deje que irrumpa el momento en toda su densidad en su conciencia. Pase así de ser mero okupa del espacio y el tiempo a integrarse en ellos. Y vivirá más. Cada instante es irrepetible: repítalo cada hora.

¡Magnífico! ¿Alguna otra sugerencia?

Renuncie a algo. La renuncia no quita; la renuncia da. Da libertad. Experiméntela. Libérese de algo de lo que cree depender.

¿Librarme de algo que necesito?

Progresará: el narcisismo y la adicción son estancamientos, fijaciones. Cuando los supere tendrá una autoestima sana. El siguiente paso es convertirla en realización y después en trascendencia. Es un proceso de superación personal –ontogénesis– que luego se repite –filogénesis– en toda la especie.

 

¡¡¡Me encanta vivir, cada día más!!!

¡¡¡Poder convertir “errores” en baldosas amarillas que me llevan a OZ … me encanta!!!

Lou Lou

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *