Todos los caminos llevan a “romA”

Texto desarrollado como un collage de frases de canciones de autores españoles como Sabina, Aute, Quique González… escrito justo hace un año como ejercicio del Taller del Ego al Ser de Virginia Blanes.

Gracias


Como punto de partida, me sugieren una frase “dicen que todos los caminos llevan a Roma-Amor” y es verdad, porque el mío me lleva todas las noches a la certeza, amor mío, de que es terriblemente absurdo estar viva, sin tu alma en mi cuerpo, sin tu latido.

Aunque tú no lo sepas, me inventé tu nombre, hicimos proyectos, recordamos canciones, pintamos mañanas, dibujamos mareas, tripulamos barcos.

Aunque tú no lo entiendas nunca te escribía el remite en el sobre por no dejar mis huellas.
Y la vida siguió como siguen las cosas que no tiene mucho sentido.
Mi guión me exigía cada vez más escenas de dramas, de culpa, de perfección, de desmerecimiento, de arrogancia, de inercias al cabo. Mientras… Tú, amor mío, intentabas acercarte a mí con juegos de palabras que yo no escuchaba, con paisajes que no me atrevía a mirar.

En esta mi-realidad todo estaba perdido y sí me importaba quien me robara el mes de abril. La rutina y el hastío se hacían con el control dando paso a tu dolor…

más de un ¡Ay! hizo falta y más de tropezón…

Así y sólo así, cuando menos lo esperaba…

el silencio vino y se puso de mi parte.

Empiezo a escuchar.

Escucho a mi piel que grita “sácame de aquí, dame oxígeno para respirar” respirar, respirar, respirar.

Salto del tren de mi pasado, a lo lejos aún lo oigo silbar. Me levanto, desnuda y comienzo a andar.

¡Me siento capaz!

Juegos de palabras que empiezo a entender.

 

Entonces… sin firmar un documento, ni mediar un previo aviso y sin hacer un juramento me he comprometido a volver a ti, a unirme a mí.

El llanto se ha vuelto de otro color, tiene otro sabor, tiene el sabor del amor, de la espuma del Mar, del sabor a tí.

Ahora sé hacia dónde camino.

Camino donde me lleva la imaginación, donde con los ojos cerrados se divisan infinitos campos, donde se creó la primera luz, camino a ese lugar donde nací.
A ese sitio.
Al sitio donde me recreo!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *